Marzo, mes de la prevención del Cáncer Colorrectal

Marzo, mes de la prevención del Cáncer Colorrectal

El cáncer colorrectal  (CCR)  es el segundo a tercer cáncer más frecuente a nivel mundial en ambos sexos, emerge de lesiones pre-cáncerosas llamadas pólipos situados en el colon o recto. Los signos de aparición pueden incluir sangrado rectal, sangre en las heces, cambios en el ritmo intestinal o perdida de peso.  Al realizar el despistaje del CCR, se puede prevenir  o diagnosticar precozmente.

El cribado o screening  es seguro y efectivo. Debe comenzar a partir de los 50 años en la población general, no obstante; si presentas un riesgo elevado debido a historia familiar de CCR o pólipos u otra enfermedad relacionada, es conveniente consultar con tu médico acerca de cuando debes iniciarlo y como sería el seguimiento.

Existen diferentes pruebas para realizar el cribado de CCR:

  • Colonoscopia: Se realiza a través de un endoscopio que consiste en un tubo flexible y muy delgado con una pequeña cámara en su punta, que permite visualizar de manera directa todo el colon y recto para hallar pólipos o cáncer. Es el método de elección más eficaz que permite detectar lesiones y tratarlas precozmente.
  • Sigmoidoscopia flexible: La endoscopia se realiza solo para evaluar la parte final del colon (1/3) que corresponde al sigma y recto.  Si se observan lesiones, debe completarse la colonoscopia.  En algunos  programas de cribado se contempla realizar  cada 5 años, junto con la evaluación de sangre oculta en las heces anual.
  • Pruebas basadas en estudio de las heces: Es una prueba muy sencilla y económica que puedes realizar en casa a través de dos métodos disponibles, el test inmunoquímico y el test de sangre oculta en heces o prueba del guayaco;  que deben ser realizadas cada 1 a 2 años.

Existen otras pruebas especiales que no se realizan de rutina al no estar disponible en todos los  centros sanitarios o por el costo que suponen:

  • Estudio de ADN fecal: Permite detectar en las heces partes celulares atípicas o anormales y ADN que sugieran malignidad o la presencia de pólipos.
  • La colonoscopia virtual o colono tomografía computarizada es un estudio radiológico que permite obtener imágenes del recto y colon.

En España, el cribado se realiza  a partir de los 50 años, a través de la determinación de sangre en las heces por el método inmunohistoquímico cada 2 años si es negativo. Si el resultado es positivo, se realizará colonoscopia y el seguimiento será de acuerdo a las lesiones encontradas.

Si  tienes esta edad o más y no has recibido algún comunicado  para realizar la prueba en las heces, no dudes en preguntar a tu médico. 

Fuente:
https://www.cghjournal.org/article/S1542-3565(19)31391-6/pdf

Consumo de alcohol y daño hepático

Foto de Fiesta creado por freepik - www.freepik.es

Consumo de alcohol y daño hepático


Durante la primera visita médica siempre pregunto al paciente ¿Bebe usted alcohol?  Y en más de una ocasión  han respondido fehacientemente: ¡No! solo una o dos cervezas al día o vino con las comidas.  Me parece increíble que muchas personas creen que la cerveza o el vino no son bebidas alcohólicas o que presentan cantidades ínfimas sin ninguna  importancia para nuestra salud.  Pues  ¡Sí señores, la cerveza y el vino también cuentan!

No hay un límite bien definido para el consumo de alcohol. En un estudio metaanálisis realizado en el 2010, demuestra que el riesgo de mortalidad por cirrosis hepática, aumenta con el consumo por encima de los 12-24g de etanol por día.  El límite  es muy bajo y por tanto siempre es mejor no consumir bebidas alcohólicas. No obstante, la pirámide de alimentación española  recomienda el consumo  responsable, ocasional y moderado. ¿Pero cuánto es moderado? Según la OMS el riesgo de consecuencias perjudiciales para la salud es  bajo si el consumo es  menor de dos unidades de bebida estándar de alcohol  diario en mujeres o tres en hombres. Una unidad estándar en Europa es aproximadamente 10g de alcohol esto es equivalente a una copa de 100-125ml de vino, una cerveza mediana (un quinto o caña de 200-250ml) o una medida de otras bebidas  de mayor graduación por ejemplo una copa de jerez o vermút de 60ml, medio whisky de 35ml o un carajillo de 25ml. En el siguiente cuadro os dejo una guía de unidades estándar de alcohol.

 

Foto de Fiesta creado por freepik - www.freepik.es
Fuente: Fundación de Ayuda contra la drogadicción

El consumo diario de alcohol no solo aumenta el riesgo de enfermedad hepática: hepatitis alcohólica o cirrosis hepática con sus complicaciones, también presenta riesgo de  ocasionar una gran variedad de procesos inflamatorios y degenerativos que afecta todos los órganos como lo son:

  • Gastritis.
  • Pancreatitis aguda y crónica.
  • Cánceres de boca, faringe, esófago, hígado, páncreas, mama, entro otros.
  • Alteración de la absorción de vitaminas, grasas e hidratos de carbonos, anorexia y desnutrición.
  • Afectación cardiaca: Miocardiopatía, enfermedad coronaria, arritmias cardíacas.
  • Enfermedad cerebrovascular isquémica o hemorrágica
  • Afectación neurológica tanto del sistema nervioso central como del sistema nervioso periférico, demencia alcohólica asociado a déficit cognitivo, epilepsia, Polineuropatía  y Disautonomía alcohólica que se caracterizan por pérdida de fuerza muscular distal, parestesias (calambres, hormigueos) y dolor en ambas extremidades inferiores  principalmente puede sospecharse por los hábitos del paciente y si sufre algún tipo de síntoma predominantemente en la noche: diarreas nocturnas (que no puede controlar), hipotensión ortostática, palpitaciones, sudoración, descontrol de esfínteres, etc.
  • Afectación psiquiátrica con trastornos de ansiedad-depresión, de personalidad,  adaptación y esquizofrenia.
  • Disminución de la fertilidad en hombres y mujeres.
  • Durante el embarazo aumenta el riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro y de síndrome alcohólico fetal, caracterizado por defectos en el crecimiento y desarrollo (microcefalia, dismorfia facial, malformaciones cerebrales, cardiovasculares y genitourinario, etc.)

Por tanto concluyo diciendo que es difícil ser abstemio cuando consumir   bebidas alcohólicas es una costumbre arraigada socialmente; sin embargo, hacerlo con prudencia y solo en ocasiones es ser responsable y cuidadoso  de nuestra salud. Es mejor prevenir que lamentar.

Fuentes:

Rehm J, Taylor B, Mohapatra S, Irving H, Baliunas D, et al. Alcohol as a risk factor for liver cirrhosis: a systematic review and meta-analysis. 
Drug Alcohol Rev 2010;29:437–445. 


https://www.who.int/substance_abuse/publications/alcohol_atencion_primaria.pdf